martes, 15 de julio de 2014

Ícaro. Álvaro García



Ícaro
 

La meta es cómo un túnel, se nutre de tiniebla.


Lo propio de las alas es quemarse

cinco minutos antes de llegar hasta el sol.


Toda meta es un túnel que te absorbe,

es una oscuridad que se alimenta

de tu propia sustancia y de tu olvido

y ese modo de muerte que es el conseguir.


Cuando uno logra un fin se queda triste.

La meta se lo traga.


Mejor ser el mejor sin beso de champán, sin aureola.

Y el sueño se ha quemado en su inminencia,

como sabiendo que vencer es chusco.


Tus sueños se han quemado de pura lucidez.


Álvaro García. Para lo que no existe. Pre-Textos, 1999.

No hay comentarios:

Publicar un comentario