sábado, 14 de diciembre de 2013

Siempre que veo elefantes pienso en las guerras púnicas y sobre todo en la batalla de Zama. José Emilio Pacheco



 Siempre que veo elefantes pienso en las guerras púnicas y sobre todo en la batalla de Zama


Observa su estructura casi de templo.

Su tolerancia suele tener un límite.

Su dignidad ofendida estalla de pronto.


Pregúntaselo a Aníbal: los elefantes,

los propios elefantes cartagineses,

vencieron a Cartago.


Así pues, de no ser por los elefantes

no existiría esta página (tampoco

la lengua castellana

                                   ni Occidente).


José Emilio Pacheco (Ciudad de México, 1939) es un poeta, ensayista, traductor, novelista y cuentista mexicano integrante de la llamada «Generación de los años cincuenta». Premio Cervantes en 2009. Entre sus obras: Los trabajos del mar, 1984 y La edad de las tinieblas, 2009.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Noticiario de un colegial melancólico. Rafael Alberti




Noticiario de un colegial melancólico


NOMINATIVO:           la nieve

GENITIVO:                de la nieve

DATIVO:                    a o para la nieve

ACUSATIVO:             a la nieve

VOCATIVO:               ¡oh, la nieve!

ABLATIVO:                con la nieve

                                  de la nieve

                                  en la nieve

                                  por la nieve

                                  sin la nieve

                                  sobre la nieve

                                  tras la nieve


La luna tras la nieve

Y estos pronombres personales extraviados por el río

y esta conjugación tristísima perdida entre los árboles


                                                                                  BUSTER KEATON


Rafael Alberti (El Puerto de Santa María, Cádiz, 16 de diciembre de 1902 - ibídem, 28 de octubre de 1999) fue un escritor español, especialmente reconocido como poeta, miembro de la Generación del 27. Entre sus numerosas obras: Marinero en tierra, 1925 o Roma, peligro para caminantes, 1968.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Lecciones de la metamorfosis. Silvina Ocampo



Nube que miras en lo alto del cielo

mi condición humana y modificas

las formas de tu cuerpo y de tus caras:

si alguna vez he visto deshacerse

tu cuerpo de caballo o de sirena,

tus ojos y tu pelo cruel de Erinia,

tus vírgenes perdidas con un ángel

entre las sombra de una playa inmensa,

el velero que se hunde en la tormenta

o un frágil ciervo entre las rosas de oro

de un antiguo poniente indescifrable;

si alguna vez he visto desmembrarse

un reino donde no gobierna nadie,

un templo en que quedaron misa rodillas

prosternadas al pie de un muro blanco,

tan blanco que hasta el sol pierde su faz,

sabrás que sos mi lecho cuando duermo,

que tus lecciones de metamorfosis

he querido seguir hasta la muerte

entregándote toda mi esperanza.


Silvina Ocampo (Buenos Aires, 1903 – 1994) Poeta argentina. Entre sus obras: Espacios métricos, 1945 y Las reglas del secreto, 1991. 

viernes, 1 de noviembre de 2013

Tres palos (etimología de trabajo). Volianihil



Tres palos (etimología de trabajo)


Tres palos cruzados

donde cuelgan los esclavos

(tripalium)

donde reciben los azotes.


Tortura a los de abajo

(tripaliare)

martirio y sufrimiento,

sacrificio:

siempre

para los de abajo.


Trabajo asalariado,

becado o funcionariado,

da igual:

tres palos cruzados.


Uniforme, mono,

o traje y corbata,

no importa,

tres

palos

cruzados

para los esclavos.


Volianihil (Donostia, 1982).

domingo, 27 de octubre de 2013

Insomnio. Homero. Izadas velas. Ósip Mandelshtam



Insomnio. Homero. Izadas velas.

Leí la lista de las naves hasta la mitad:

alargadas larvas, el vuelo de las grullas,

que un día se alzaron sobre Hélade.


Como cría de grulla en tierra extraña

sobre la cabeza de los zares se esparce la espuma divina.

¿Hacia dónde navegáis? ¿Y quién, sino Helena

a Troya os llama, guerreros aqueos?


El mar y Homero, todo lo mueve el amor.

¿A quién he de escuchar? Homero calla,

y el negro mar, elocuente, rumorea

y con grave fragor se acerca a mi cama.


Ósip Mandelshtam (Varsovia, Imperio ruso, 1891 - Vladivostok, Unión Soviética, 1938) fue un poeta ruso de origen judío- polaco, miembro de la corriente acmeísta. Murió en un campo de trabajo estalinista. Entre sus obras: Tristia, 1922.