miércoles, 8 de agosto de 2012

Sal de la ciudad, abandona Ítaca. Ánjel María Fernández


Sal de la ciudad, abandona Ítaca
transitando mercados,
atracando en los puertos.

Consume comunes productos típicos
en cada plaza visitada,
huele a las gentes, conoce sus flores.

Desnuda el alma de Lestrigones
y Cíclopes,
desnuda del airado Poseidón
pide que tu camino sea largo.

Y cuando ahíto regreses a Ítaca
tus vecinos seguirán viendo en ti
al mismo mentecato de siempre.



Ánjel María Fernández (Arnedo, 1973). Entre sus obras: Pájaro en llamas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario