martes, 3 de enero de 2012

El laberinto. José Ángel Valente



El laberinto

Desde el fondo del laberinto los dioses nos miraban tristes. Abrimos la puerta a la gran manada y corrieron los dioses con un tibio bramido por los campos. Así escogimos al mejor, al más robusto, al más bello entre todos, y lo sacrificamos en holocausto. El suceso corrió de boca en boca. Cayeron Palmira, Babilonia, Troya. Hubo matanzas colectivas en lejanas ciudades. Noé se apresuró a largar amarras con su muestra anacrónica de especies animales. Bajo una lluvia tenaz de cuarenta días y cuarenta noches arreamos sin tregua el rebaño divino hasta la escondida entrada del laberinto. Desde el fondo los dioses nos miran sin comprender, pues no saben cuál de ellos será el próximo.

José Ángel Valente (Orense 1929 - Ginebra 2000) fue poeta, ensayista y traductor. Adscrito en un primer momento al llamado Grupo poético de los 50, desde 1966 su poesía evoluciona hacia una Poesía del silencio, muy influida por la mística. A modo de esperanza, 1954, El inocente, 1970, Fragmentos de un libro futuro, 2000

No hay comentarios:

Publicar un comentario