sábado, 29 de enero de 2011

Advertencia. María Ángeles Maeso



A D V E R T E N C I A

PARA UN TURISTA SOLITARIO DISPUESTO A SENTARSE
DEMASIADO TIEMPO EN LAS GRADAS DE EPIDAURO

He ahí la piedra y sobre ella
marionetistas de hierro sofocleo obligando a sus muñecos a
andar a hachazos por horas extras.

He ahí los podridos padres,
la monja Yocasta, el cura Layo, el tramposo Edipo, tiranos
jugando como átilas de Noveccento a tirar al niño dios por
las cunetas.

Y ahora tú, amigo solitario,
busca que te busca un dulce entre la hierba.

Nada te distingue del demócrata capitalista de la primera fila,
nada de quien se agita sobeteando en sus bolsillos el
meloso fatum por si salen en el cuento semiahogados
nietecitos.

En ascuas como ellos, también tú, rebuscando niños por los
huecos de las piedras.

Mi advertencia consiste en que, al salir, no se te ocurra cederles
paso.

Desconfía de sus propios hijitos cirujanos que a ratos se hurgan
dianas tumorales en sus propias células.
Deja que caiga fuego contra todos ellos. No permitas que fallen
los oráculos.
Ni que avance hasta tu ahora ningún hombre sin recuerdos.


Del libro El bebedor de los arroyos. Ed. Huerga y Fierro, 2000

María Ángeles Maeso (Valdanzo, Soria, 1955). Licenciada en Filología Hispánica Ha escrito narrativa, ensayo y poesía. Sus poemas han sido incluidos en numerosas antologías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario