lunes, 26 de diciembre de 2011

la Sirenita. David Benedicte



la Sirenita

dibujos
animados

la tripulación del Maitetxu
Ama sigue sin dar crédito
a su insólita captura
en la cubierta del arrastrero

boquea la Sirenita buscando algún trago de océano
desfallecida
a punto de diñarla entre
dos bancos de arenques
un centenar de almejas
y siete atunes más muertos que vivos

después
rumbo a Gran Sol
los pescadores especulan
acerca de las ventajas
de tan inaudita pesca

algunos
se frotan
las
manos

todos
ríen
los marineros
pero después quedan abatidos
tras comprobar
que las sirenas
al igual que los besugos
los percebes
y las gambas
carecen de sexo alguno

así que
visto lo visto
y lo no visto
saborean las delicias
de un marmitako
elaborado
con un pescado especial
que ora hembra
ora pez
espina
tras espina
se encarga
de guisar
el cocinero
de a bordo
un tal Txepas
hombre de agrio carácter
que disfruta
en
gran
medida
al trocear
a la Sirenita

e imagina Txepas
el cocinero
a lo largo
de tan inhumana tarea
que es a su mujer
una gorda
que nunca
atrajo a nadie
con la dulzura
de su canto
a quien destripa
cuchillo
en
mano

no en vano
para castigar
a los criminales
se les obligaba
antaño
a hacerse marinos.

David Benedicte (Madrid, 1969). Ha publicado las novelas 'Travolta tiene miedo a morir' (Premio Francisco Umbral), 'Valium' y 'Guía Campsa de cementerios'. También los poemarios 'Biblia Ilustrada para Becarios' y 'Maremágnum 44'.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Epigrama. Javier Egea



Epigrama

Sueño y trabajo nos costó saberlo:
ternura es patrimonio de los rojos.

Pero los rojos, Claudia,
en estas noches bárbaras,
sólo somos tú y yo.


Javier Egea (Granada 1952 - 1999), considerado uno de los poetas españoles más importantes de los años ochenta, fue uno de los padres del movimiento poético La otra sentimentalidad. Libros: Troppo Mare y Paseo de los Tristes.

jueves, 8 de diciembre de 2011

La confesión. Juan Carlos Mestre



La confesión

Padre, sé que he prometido enmendarme, pero confieso que los ricos me siguen poniendo furioso y mi opinión sobre la timocracia es irrefutable a todas luces. Mi aprecio por los apellidos de buena familia es semejante al interés que demuestro ante un hueso de aceituna. Los nobles me dan patadas en las canillas aunque el merengue de las marquesas me hace la boca agua. Mi respeto por los títulos heráldicos es comparable al que siento por una boñiga del caballo de Troya. Preferible ser un camello ante el ojo de una aguja a tener asegurado el porvenir en Jauja. Comprenda que no es fácil pasar ante el vellocino de oro sin ponerse las botas de goma para cruzar el Éufrates. Tal vez sea un resentido de primera clase pero la comodidad no está reñida con el proletariado. Usted dirá si esto se puede arreglar con un par de alibabás y cuarenta jaculatorias. No lo olvide, su propina es mi sueldo.

Juan Carlos Mestre (Villafranca del Bierzo, 1957), poeta, músico, grabador y ensayista. Premio nacional de poesía 2009. Poemarios: Las estrellas para quien las trabaja, 2007, La casa roja, 2008.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Etimología. Ana Pérez Cañamares



Etimología

Antes de que cremaran
a mi madre, mi hermano
cogió el micrófono
que ningún cura iba a usar
y dijo: "Si una madre
es la verdadera patria,
hoy nos hemos quedado
sin patria y sin madre".
(La etimología no está
siempre de parte
de la verdad.)

Desde entonces he intentado
llevar dignamente el exilio:
vigilando que se mantenga viva
la lengua que hablamos
los expulsados del paraíso.

Ana Pérez Cañamares (Santa Cruz de Tenerife, 1968). Es licenciada en Filología por la Universidad Complutense de Madrid. Alfabeto de cicatrices, 2010

martes, 29 de noviembre de 2011

Eros es el agua. Gioconda Belli



Eros es el agua

Entre tus piernas
el mar me muestra extraños arrecifes
rocas erguidas corales altaneros
contra mi gruta de caracolas concha nácar
tu molusco de sal persigue la corriente
el agua corta me inventa aletas
mar de la noche con lunas sumergidas
tu oleaje brusco de pulpo enardecido
acelera mis branquias los latidos de esponja
los caballos minúsculos flotando entre gemidos
enredados en largos pistilos de medusa.
Amor entre delfines
dando saltos te lanzas sobre mi flanco leve
te recibo sin ruido te miro entre burbujas
tu risa cerco con mi boca espuma
ligereza del agua oxigeno de tu vegetación de clorofila
la corona de luna abre espacio al océano
De océano los ojos plateados
fluye larga mirada final
y nos alzamos desde el cuerpo acuático
somos carne otra vez
una mujer y un hombre
entre las rocas.

Gioconda Belli (Managua, 1948), poeta y narradora nicaragüense. Entre sus obras destacan Línea de fuego y La mujer habitada.

lunes, 21 de noviembre de 2011

In girum imus nocte et consumimur igni. Antonio Orihuela



In girum imus nocte et consumimur igni

La nueva belleza será situacional,
es decir, provisional, y vivida realmente.
Internacional Situacionista
(1957)


Queremos poner arte en la vida
pero sólo levantamos monumentos al dinero.

Queremos poner arte en la vida
pero no queremos ir más allá.

Quien quiera poner arte en su vida
deberá cambiar de vida,

inventar un modo propio de vida
sería realizar la gran obra de arte con la propia vida,
pero todo es confuso,
todo se erosiona.

Caos, caducidad, precariedad
son hoy categorías económicas,
el discurso monolítico del poder
hace innecesarias las reflexiones comunitarias.

Nos educan con anuncios,
nuestros sueños están hechos de publicidad,
las consignas de la emancipación
vienen del consumo.

En este desear, parece que los únicos que saben lo que quieren
son las autopistas y las grandes superficies comerciales,

pero no hay autopista que nos aleje de nuestras vidas miserables
y nos lleve de vuelta al hogar.

Tampoco hay en las estanterías una sola clase de galletas.


Nos estamos volviendo inhabitables.

Antonio Orihuela (Moguer, 1965) es poeta, ensayista y articulista. Su obra literaria e intelectual, de marcado carácter libertario, participa del movimiento colectivo de la poesía de la conciencia desde su emergencia al principio de la década de los noventa. Todo el mundo está en otro lugar, 2011

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Strada dell´ Abbondanza. José Emilio Pacheco


Strada dell´Abbondanza

A fuerza de explotar a los esclavos
y robarse dinero público,
hubo auge en los negocios. Así los ricos
se volvieron más ricos, mientras los pobres
redoblaban su hambre y su miseria. La ciudad
desbordó sus antiguos límites, perdió sus rasgos
originales, fue construida
según los lineamientos del imperio. También el habla
se corrompió con los hablantes. Y el lujo
entró como la hiedra en muchas partes.
Combatieron el tedio con la droga.
Nos legaron imágenes de sus actos sexuales
como extraño presentimiento
de su fragilidad. Y entre robos
y asesinatos por dondequiera, el terror
extendió su dominio. Miedo en la alcoba
y pánico en la calle. Furias y penas.
Sobre todo odio
proliferante. Porque el bien camina
pero el Mal corre (y no se sacia nunca).
Todo esto sucedió en Pompeya, la víspera
del estallido del Vesubio.

José Emilio Pacheco (Ciudad de México, 1939) es un poeta, ensayista, traductor, novelista y cuentista mexicano integrante de la llamada «Generación de los años cincuenta». Innumerables premios, entre ellos el Cervantes 2009.

lunes, 7 de noviembre de 2011

GRIEGOS. Ana Isabel Conejo








GRIEGOS

El griego antiguo no dispone de un término específico que designe el azul.
Hay un nombre para lo oscuro (del negro al cárdeno,
quién sabe si pasando por los tonos del mar al filo de la noche),
y existe un adjetivo para los verdes casi transparantes
o nacarados o lechosos
del agua y de los ojos.

Pero nada en la batalla parece azul, o verde.
La sangre es roja, negras
las naves, y sobre el mar vinoso,
un sol de sombras traza
su trayectoria ardiente de ceniza.

Los griegos eran ciegos al azul:
eso es, al menos, lo que piensan
ciertos filólogos.
¿Qué veían, entonces, cuando alzaban
los ojos hacia el cielo?
Sólo el color del cielo
en aquella ciudad y a aquella hora:
un color indecible, hecho de tarde y cantos
de pájaros oscuros en las ramas,
de olor a puerto y a comida, de sedosas
penumbras que se alargan, de voces que se alejan
y promesa de luna.
Un color indecible que nosotros no vemos…

Ana Isabel Conejo (Tarrasa, 1970) ha residido casi toda su vida en León. Autora de poemarios como Atlas (Premio Hiperión 2005), Umbral, Prisión o llama y Colores (al que pertenece el presente poema).

domingo, 30 de octubre de 2011

Ovidio en el Tercer Reich. Geoffrey Hill


Ovidio en el Tercer Reich

Non peccat, quaecumque potest peccasse negare,
solaque famosam culpa professa facit.
Amores
, III, xiv

Amo mi creación y a mis hijos. Dios
es arcano y difícil. Suceden cosas.
Próximos están los antiguos abrevaderos de sangre;
la inocencia no es un arma terrenal.

Pero he aprendido algo. A no mirar
a los condenados. Ellos, en su esfera,
armonizan misteriosamente con el amor
de la divinidad. Yo, en la mía, celebro esa unión.

Ovid in the Third Reich

Non peccat, quaecumque potest peccasse negare, / solaque famosam culpa professa facit. / Amores, III, xiv

I love my work and my children. God / Is distant, difficult. Things happen. / Too near the ancient troughs of blood / Innocence is no earthly weapon. // I have learned one thing: not to look down / So much upon the damned. They, in they sphere, / Harmonize strangely with the divine / Love. I, in mine, celebrate the love-choir.

Geoffrey Hill ( Bromsgrove, Inglaterra 1932). Es considerado uno de los más destacados poetas de su generación. Es autor de los libros de poemas For the Unfallen (1958), King Long (1968), Canaan (1997), Without Title (2006), entre otros.

sábado, 22 de octubre de 2011

El dios Pan visita la oficina. Mario Cuenca Sandoval


El dios Pan visita la oficina

Ha dejado mezclados los informes las cifras
la impresora hecha trizas los cajones revueltos
el cuadro de la esposa con el cristal partido
con el labio partido boca abajo el reloj

Ha volcado el fichero y hay un vuelo de nombres
una nube de nombres flotando en la oficina
Se ha dejado engullir por el desorden
haciéndole el amor a las muchachas

encima de las mesas debajo de las mesas
y después ha bailado desnudo ante su jefe
sin consuelo ha llorado y ha reído

y ha llorado otra vez Él no comprende
que hay un orden detrás del arrebato:
el orden del deseo inconfesable

Mario Cuenca Sandoval (Sabadell, Barcelona, 1975) es Licenciado en Filosofía. Reside en Córdoba y ejerce como profesor de Secundaria. Ha publicado, entre otros, los poemarios El libro de los hundidos (Visor, Madrid, 2007; V Premio Vicente Núñez de Poesía) y Guerra del fin del sueño (La Garúa, Santa Coloma, 2008).

domingo, 16 de octubre de 2011

Sísifo en pantalón por las rodillas. Antonio Hernández



Sísifo en pantalón por las rodillas

Sísifo en pantalón por las rodillas,
como se llame eso, con su piedra o su coche,
atado a su chalé, que a tantas letras de por vida
siempre será prisión, primate
con visera, con gorra, con la bola cuadrada
de presidiario de televisor a cuestas,
con toda la familia, con la suegra, sin la amante,
la chequera, que es llave y es barrote,
sus tenis, su raqueta, su pulóver,
el fueraborda que lo espera
para seguir quemando combustible,
Sísifo ya en la cumbre de su sima,
inadvertida acaso, acaso acariciada,
pues incluso una llaga puede llegar a amarse,
con tan sólo septiembre como fosa
que ha de traer de nuevo la moqueta,
el minibar, la atenta secretaria
gorda y con demasiadas dioptrías,
la gran culminación que es el despacho
en el piso catorce, con su vista
parcial, aunque impagable,
a Santiago Bernabéu, patria de sus domingos,
Sísifo, digo, advierto,
acaba de llegar hasta la playa
con toda la familia,
dominador, triunfante, responsable
de una prole encausada
vaya a saber por dónde, sin la amante,
sin la cadena del ordenador,
sin su cordón umbilical,
solo en el fondo, más solo que nunca.
Y al contemplar el mar ha comprobado
que no hay misericordia en la belleza.

Este poema está publicado en la obra colectiva 65 Salvocheas, Editorial Quorum, 2011

Antonio Hernández (Arcos de la Frontera, 1943). Poeta español galardonado con números premios, entre los cuales, el Premio de la Crítica en 1994 por su poemario Sagrada Forma.

viernes, 7 de octubre de 2011

Carta a Meneceo. Frank Abel Dopico


Carta a Meneceo

Este lugar no es el jardín de Epicuro.
De él Teofrasto, el botánico, no podrá decir que crecían puerros, berzas,
nabos, berros, remolachas, pepinos, lechugas, hinojos, apio, albahaca y perejil.
Ni Cicerón advertirá que es un jardín de placer
donde los discípulos languidecen en medio de goces refinados.
El jardín de las delicias, es pues, hijo del Bosco y no de Epicuro.

Este lugar no es sino un sitio para un pájaro, unas plantas ornamentales y un
árbol.
Con esos materiales se pueden hacer un hombre, una mujer, un niño y los
urgentes amigos.
Todo lo demás convierte a la vida
en algo inservible,
en un trasero
donde pudrirse aún más la miseria humana.

Este lugar eres tú o no merecía la pena que lo fuera.
Aquí te desvistes. Allí sin pedirle perdón a los espejos.
Allí una sombra pequeña pronuncia el nombre de dos borrachos divinos.

Al interior, adonde están el café y la luz amaneciendo,
nadie puede verte: la soledad, un poco de amigos.
El jardín, el huerto, las delicias, el dolor de un ángel que te ha visto y que te
quiere,
son la mitad de un ir donde vienes regresando, tropezando.

Allí sueñan sus intimidades
Aquello que hemos dejado en el porqué de las cosas pasadas.

Allí, en la piedra inventada,
el caracol anuncia, como un monje descalzo,
lo que desconoce la piel de los amantes.
Y detrás de la cortina
también encuentra la montaña lo que pierde: el cielo.

Allí dentro, cuando la música y tú aparecen como una ventana que se abre,
apago un libro de Rousseau,
o dejo de intentar recordar la saliva de un cuerpo que me amó
y te digo que aquí dentro de uno se está bien calientito.
Te digo que ni Epicuro ni el Bosco pudieron soñar éste lugar.

Frank Abel Dopico (Cuba, 1964), poeta, actor y director de teatro. Ha publicado los libros de poesía: El correo de la noche (1989), Algunas elegías por Huck Finn (1989), Expediente del asesino (1991), Las islas del aire (1999) y El país de los caballos ciegos (2005)

lunes, 19 de septiembre de 2011

Los argonautas. Conrado Santamaría



Los argonautas

8

Cien veces me repatriaran,
os lo puedo hasta jurar,
otras tantas lo intentara
para bien o para mal.

Barça o barsaj.

Éramos diez compañeros,
cada uno de un lugar,
a cinco nos detuvieron,
a cinco los tragó el mar.

Barça o barsaj.

Luego seis meses vacíos
confinado en un solar
tras un alambre de espino,
gusano en un gusanar.

Barça o barsaj.

De vuelta me llevan ahora
lo mismo que a un criminal,
con un chándal y una bolsa,
el pan se ha quedado allá.

Barça o barsaj.

Y cuando llegue a mi pueblo,
otra vez a mendigar
y conseguir el dinero
para volverme a embarcar.

Barça o barsaj.


Conrado Santamaría, Cancionero de escombros con hoguera

miércoles, 7 de septiembre de 2011

No, Safo. Aharon Shabtai



No, Safo

La cosa más bella, dijo Safo, es aquel que amas.
No, Safo, digo yo. Aquel que amas no será bello
Mientras un contratista o corporación o compañía de personal chupe su sangre-
Con 15 siclos por hora no hay futuro para la belleza.
Déjame sacarte de la cabeza la basura con que te han alimentado.
Anaktoria no será bella si la obligan a trabajar como prostituta,
Attis no trenzará flores si cierran la fábrica y la trasladan a El Cairo.
Por lo tanto, lo más bello, la precondición de la belleza, es la lucha de clases.
Tenías razón. Ni jinetes ni fuerzas armadas, ni buques de guerra,
Pero cuando prevalecen la solidaridad de los trabajadores, la cooperación y la igualdad
Entonces los cielos y la tierra se besarán en los ojos de mi amada.
Por lo tanto, no es entre los escritores, ni entre los docentes ni en un concierto
Que encontrarás hoy la belleza, sino en los sindicatos:
Los basureros, los camiones de la basura, Safo, son la cosa más bella.

Aharon Shabtai (Tel Aviv, 1939) poeta israelí y traductor del griego clásico al hebreo. Artzenu (Our Land), 2002. Politiqa (Politics), 1999.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Desarrollo insostenible. Patricio Rascón


Desarrollo insostenible

Tres o cuatro veces a la semana
Sueles correr
Durante unos cuarenta minutos
Campo a través

Te sienta bien correr
Te calma la ansiedad

Aunque ten cuidado
Filípides*
No te machaques demasiado

Mira
Por ejemplo
Lo que ha acabado siendo el decatlón**

Un supermercado de artículos deportivos
Una multinacional



* Soldado griego, que, según cuenta la leyenda, corrió los 42 km desde Maratón a Atenas para anunciar el triunfo griego en la Batalla de Maratón (490 a.C.), tras lo cual murió, exhausto.
** Decathlon: empresa francesa de material deportivo fundada en 1976.

Patricio Rascón, poeta

domingo, 21 de agosto de 2011

El arco de Ulises. Batania



El arco de Ulises

A veces el perseguido
(Maiakovski, revólver español)
se vuelve perseguidor
(Plath abre la llave del gas)
el acusado
(Celan se arroja al Sena)
es el que acusa
(Sexton aspira monóxido)
la víctima
(Nerval se cuelga de una farola)
torna verdugo
(Storni en el Mar del Plata)
el cordero
(Lugones, whisky y arsénico)
destella lobo
(Esenin de una cañería)
se dobla al fin
(Pizarnik toma Seconal)
el arco de Ulises.

Batania. (Lauros, ¿?), poeta neorrabioso

lunes, 15 de agosto de 2011

Kyrie Kyrie. Uberto Stabile



Kyrie Kyrie

"A carcajadas rien en el Cielo y dirigen a la Tierra la mirada para contemplar la
extraña confusión y oír el tumulto. Y así termina, abandonada, la ridícula idea de la
torre, a cuya obra se da el nombre de Confusión"

JOHN MILTON

Kyrie, kyrie
kyrie eleison

quienes algún día temblaron
en el vacío de las decisiones
adolescentes y beatíficos pasajeros del OM
forzados al nomadismo cultural
de las grandes capitales,
transformados en puro espíritu,
entre el fluir de los euromisiles
y la violencia callejera.
Amables inocentes del Dharma
convertidos en Sueño y sueños en el Sueño,
condenados a la miseria del Pasado,
despertando, irascibles
nuevas y hambrientas generaciones
al abismo del Segundo Milenio.
Todavía embriones en el transitorio Infierno
encendidos y acogidos
al misterioso dolor del Tiempo,
superficiales en la profundidad
equívocos en la maternidad del error.

Kyrie, kyrie
kyrie eleison

son estos los hijos de los hijos
de los que siempre fueron Hijos,
contempladores de Universos
espectadores de Paraísos Perdidos,
porteadores y esclavos
del Amor y de la Muerte,
amantes infinitos de la piel
de la naturaleza de la carne del cuerpo
detonadores de ojos, de oídos,
fértiles mamíferos
emancipados y salvajes.
Esta es la brillante herencia del Viejo Continente,
febril historia de la Sagrada Economía
donde la indigencia es real y asfixiante
vagabundos etíopes y argelinos
donde todos son Señores de los Señores.

Éstos son los verdugos
testigos de la virilidad del miedo
explotadores del Sur
anticuarios de almas
que regatean hasta el último suspiro,
enredados en los hilos y alfileres
de la superproducción
los despegues industriales
y planes quinquenales.
Éstos son los Padres Terribles,
amantes de la legalidad y el Nuevo Orden,
prudentes y moderados ciudadanos
instruidos en la educación
del pequeño salvaje,
éstos son los metódicos maestros
analíticos y sistemáticos de la inteligencia
aduladores del código semántico
más posadores que posantes.

Kyrie, kyrie
kyrie eleison
,
Europa reza
bajo el arco iris de tus banderas
bajo tus seculares sistemas monetarios
bajo tu indiferencia
al cráter encendido de la vida
donde continúa la raíz ardiendo
y la contemplan presas de un nuevo sueño
pequeñas ofelias y julietas
con sus pertrechos de cuero
cosidos e imperdibles,
blancas y afiladas
vírgenes de la anorexia,
proveedoras de sexo
acostumbradas a esperar
acostumbradas a ser solitarias
iluminadas y santas mercenarias.

Europa reza!
de Berlín a Siracura
de Belfast a Estambul
en cualquier luminoso escaparate
en cualquier valla publicitaria
tu vida escapa ciega y triste
como el humo
al ritmo de los informativos
y el latido de tus neveras.


Uberto Stábile (Valencia 1959). Poeta y traductor.

sábado, 6 de agosto de 2011

La mirada de Ulises. Jorge Urrutia


La mirada de Ulises

Se levantó del lecho y abrió una cerveza.
Soñaba que dormía de nuevo con Penélope
pero se despertaba con la cara de Circe.
Dormir, soñar, vivir acaso
en un sueño imposible, una esperanza
condenada al fracaso.
Amar, sólo se ama lo que uno mismo crea
y él hubiera creado una nueva mujer que mantuviese
la forma de sus manos, el olor de su aliento,
el calor de su pecho.
Pensó en Narciso y dijo: «Me amo sólo a mí mismo».
Termina la cerveza y se mira al espejo
que reflejaba el rostro del triste Leopold Bloom.

Jorge Urrutia (Madrid, 1945) Poeta, crítico literario, ensayista y traductor.

domingo, 24 de julio de 2011

La tortuga de Aquiles. Joaquín Sabina



La tortuga de Aquiles

¿Qué sería de mí sin Esparta ni Atenas,
sin Fidias ni Platón, Edipo y Odiseo?
Apiádense del ática las furias y las penas,
a Grecia le debemos nuestro gen europeo.

Pericles el sociata, solo en el parlamento,
con Diógenes el cínico de la plaza Syntagma
predicando a la plebe paganos testamentos,
desahuciados del euro, desnudos, sin un dracma.

En lugar de laureles el paro y la cicuta
en vez de agamenones sibilas y agoreros,
debajo de la Acrópolis caspa y hojas de ruta,
sobre los partenones chantajes usureros.

Cuidado con los Griegos que vienen los Romanos
berlusconiando iberos al telecinco modo,
viéndole las orejas al lobo lusitano,
aplaudiendo en las bodas de los príncipes godos.

Ni las primas de riesgo ni los bonos basura,
espadas de Damocles en la cuaderna vía,
invierten en la flauta de pan de la cultura;
poco dura en la casa del pobre la alegría.

Escuece Papandreu malvendiendo sus joyas:
las musas de Epicuro, las islas de Egeo,
los aurigas de Delfos, los caballos de Troya,
la tortuga de Aquiles, los muelles del Pireo.

Entre el mustio silencio y el solo de trompeta,
crece un civil murmullo de suelas de zapato,
que amotina las calles al toque de retreta
y al toque de diana socava califatos.

Parece que la izquierda al fin se despereza
harta de que el verano suba cuestas de Enero,
urge reunir agallas, corazón y cabeza,
para salvar la Ítaca de Kavafis y Homero.

Joaquín Sabina (Úbeda, 1949), cantautor y poeta.

sábado, 16 de julio de 2011

Carmen Cárminis. Gonzalo Rojas



Carmen Cárminis

-Favor, dónde se fabrican por aquí versos con
hélade y lujuria
para que vibren transparentes?
-Dos
casas más allá pasado ese hueco
donde se ve ese otro hueco de aire con
dalias originales de entonces, ahí
justo a la izquierda doblando
detrás del puente
del que no queda vestigio, ahí mismo a un metro
hay una carpintería etrusca: de ahí
-arterias y mármol, alta, los pies
desnudos- salió la muchacha hace tres mil,
que no ha muerto.

Eso me lo dijo personalmente a mí Catulo en Sirmione
el 95, Garda sul Lago.

Gonzalo Rojas, poeta chileno (1917 - 2011) perteneciente a la llamada «Generación de 1938». Premio Cervantes 2003.

jueves, 23 de junio de 2011

36 aC-1936: LAS DELACIONES. Fernando Quiñones



36 aC-1936: LAS DELACIONES

EN la taberna y ante un vaso
de vino blanco toca el delator
su ganancia, se dice 'fue más fácil
de cuanto lo pensé', ve distraído
dos trirremes la larga chimenea de un mercante

"...DE TRAICIÓN Y CONJURA CONTRA
FLAVIO PERPENNA LUCIO LOPEZ
EN EL CUERPO DE GUARDIA DE EXTRAMUROS"

Desde las Puertas playa arriba sale
el viejo Austin el tordillo
con
la acusación y la sentencia

"Y QUE AL RECIBIR ESTA EL JEFE
DEL PUESTO CUMPLA EJECUCIÓN...

En declive ya el sol
el Levante enarena los flancos del caballo
y las sandalias del jinete el negro
capot las arañadas portezuelas

... INMEDIATA"

La cruz de Flavio es erigida
por el piquete de fusilamiento
junto al tapial
Lucio escucha al morir
la voz de ¡fuego! en una lengua extraña.


Fernando Quiñones Chozas (Chiclana de la Frontera, 1930 - Cádiz, 1998). Escritor español que destacó por su obra literaria y poética. Entre sus muchas obras: Las crónicas de Al-Andalus, Ben Jaqan, Las crónicas del 40, Las crónicas inglesas y Las crónicas de Hispania.

lunes, 20 de junio de 2011

Aliud et Alibi. Jon Juaristi



Aliud et Alibi

Como nada gloriosos combatientes
de una guerra perdida, regresáis,
imágenes de mi sesenta y ocho.

Praga pillaba lejos,
no muy cerca París.
La vida me arrastraba de la mano
hacia un verano gris.

Recuerdo un año cruel:
el despertar de un sueño de bonanza católica
y de jardín inglés.

Y, creo haberlo dicho, París ni lo pisé.
Nunca pude llevarme
por delante un adarme
de gendarme.


Jon Juaristi (Bilbao, 1951) poeta, novelista, ensayista. «Diario de un poeta recién cansado" en 1986, "Suma de varia intención" 1987, "Arte de marear" 1988, "Los paisajes domésticos" 1992, "Agradecidas señas" 1995, "Tiempo desapacible" en 1996, "Poesía reunida" 2000 y "Viento sobre las lóbregas colinas"

lunes, 6 de junio de 2011

Imitación de Propercio. Ernesto Cardenal



Imitación de Propercio

1. Yo no canto la defensa de Stalingrado
ni la campaña de Egipto
ni el desembarco de Sicilia
ni la cruzada del Rhin del general Eisenhower:

Yo sólo canto la conquista de una muchacha.

*

2. Ni con las joyas de la Joyería Morlock
ni con perfumes de Dreyfus
ni con orquídeas dentro de su caja de mica
ni con cadillac
sino solamente con mis poemas la conquisté.

Y ella me prefiere, aunque soy pobre, a todos los millones de Somoza.

*

3. Se oyeron unos tiros anoche.
Se oyeron del lado del Cementerio.
Nadie sabe a quién mataron, o los mataron.
Nadie sabe nada.
Se oyeron unos tiros anoche.
Eso es todo.

*

4. Tú eres sola entre las multitudes
como son sola la luna
y solo el sol en el cielo.

*

5. Ayer estabas en el estadio
en medio de miles de gentes
y te divisé desde que entré
igual que si hubieras estado sola
en un estadio vacío.

*

6. Pero en la noche vos tu arroz y tus frijoles fritos,
con una cuajada fresca, y una tortilla caliente,
o un plátano asado,
los comés sin guardaespaldas.
y tu jícara de tiste no la prueba primero un ayudante.
Y después tocás si querés en tu guitarra una canción ranchera,
y no dormís rodeado de reflectores y alambradas, y torreones.

*

7. Ayer te vi en la calle, Myriam, y
te vi tan bella, Myriam, que
(¡Cómo te explico qué bella te vi!)
Ni tú, Myriam, te puedes ver tan bella ni
imaginar que puedas ser tan bella para mí.
Y tan bella te vi que me parece que
ninguna mujer es más bella que tú
ni ningún enamorado ve ninguna mujer
tan bella, Myriam, como yo te veo a ti
y ni tú misma, Myriam, eres quizás tan bella
¡porque no puede ser real tanta belleza!
Que como yo te vi de bella ayer en la calle,
o como hoy me parece, Myriam, que te vi.

*

8. Recibe estas rosas
costarricenses,

Myriam, con estos
versos de amor

mis versos te recordarán
que los rostros

de las rosas se
se parecen al tuyo

las rosas
te recordarán
que hay que cortar
el amor,

Y que tu rostro
pasará como
Grecia y Roma

Cuando no haya
más amor
ni rosas de Costa Rica

Recordarás, Myriam,
esta triste canción.

*

9. Recuerda tantas muchachas bellas que han existido:
todas las bellezas de Troya, y las de Acaya,
y las de Tebas, y de la Roma de Propercio.
Y muchas de ellas dejaron pasar el amor,
y murieron, y hace siglos que no existen.
Tú que eres bella ahora en las calles de Managua,
un día serás como ellas de un tiempo lejano,
cuando las gasolineras sean ruinas románticas.
¡Acuérdate de las bellezas de las calles de Troya!

*

10. Hay un lugar junto a la laguna de Tiscapa
-un banco debajo de un árbol de quelite-
que tú conoces ( aquella a quien escribo
estos versos, sabrá que son para ella).
Y tú recuerdas aquel banco y aquel quelite;
la luna reflejada en la laguna de Tiscapa,
las luces del palacio del dictador,
las ranas cantando abajo en la laguna.
Todavía está aquel árbol de quelite;
todavía brillan las mismas luces;
en la laguna de Tiscapa se refleja la luna;
pero aquel banco esta noche estará vacío,
o con otra pareja que no somos nosotros.

*

11.Todas las tardes paseaba
con su madre por la Landetrasse

Y en la esquina
de la Schmiedtor
todas las tardes

Estaba Hitler
esperándola para verla pasar

Los taxis y los omnibus
iban llenos de besos

Y los novios alquilaban botes
en el Danubio.

Pero él no sabía
bailar. Nunca se atrevió
a hablarte

Después pasaba sin su madre
con un cadete.

Y después
no volvió a pasar.

De ahí más tarde
la Gestapo
la anexión de Austria,

La guerra mundial.

*

12. Otros podrán ganar mucho dinero
Pero yo he sacrificado ese dinero
para escribir estos cantos a ti
o a otra que cantaré en vez de ti
o a nadie.

Ernesto Cardenal Martínez (Nicaragua, 1925) es un sacerdote católico (uno de los más destacados religiosos de la "teología de la liberación"), político, escultor y escritor nicaragüense, famoso, ante todo, por su obra poética, que le ha merecido varios premios internacionales.

jueves, 26 de mayo de 2011

GRECIA 2010. Miguel Ángel Velasco



GRECIA, 2010
Tuviera uno las fuerzas
de antes, y corriese a defender
la dignidad vendida, como antaño
hacían los poetas, cuando aún
había en este mundo
cantores orgullosos de su nombre,
no gestores de un nombre y un medroso
valor en la almoneda.

Qué mansos nos llevaron al pesebre
a masticar la paja del raquítico
prestigio adocenado.

Nos llenaron la boca
con la palabra Grecia, mientras iban
desnutriendo la vena
de nuestra educación, mientras faltaba
cada día un recurso
distinto del pupitre,
una vieja herramienta
de luz, una raíz del tronco antiguo.

Del vasto capitel,
de aquel nuestro alimento necesario
para catarle a la verdad su dátil,
al saber su sabor; para saberle
las vueltas a la trampa, ese diario
fabricarnos el miedo, el ruido ruin
de tanta alpaquería como asorda
la canción del ahora,
la vida del espíritu,
cada día saltaba una viruta
hacia el olvido, hacia la nada eterna
desde la urgencia del cepillo frío.

Hasta este deslucido muladar,
esta patria de noche
que santifican firmas y academias.

Pujad, yo doy cinco poetas, seis
reservados orfebres de su ombligo,
por sólo un grano de esta masa ardiente,
por uno sólo de estos
desgajados oscuros
de la breada carne
de cañón de su tiempo,
y al joven de mi ayer, al que gasté
en consentidos bríos y bravatas
lo pongo a combatir a pie de calle
codo con codo con el pueblo griego,
ramo con ramo con el viejo olivo.


Miguel Ángel Velasco (Palma de Mallorca, 1963 – 2010). Cursó estudios de Filología y Filosofía en la Universidad Complutense. Fue colaborador habitual de la revista Archipiélago. Cuadernos de Crítica de la Cultura. Su tarea como investigador se centró en la obra de Elías Canetti. Obras: La mirada sin dueño (Antología), 2008, Ánima de cañón, 2010.

miércoles, 18 de mayo de 2011

El nacimiento de Venus. Joan Brossa


El nacimiento de Venus

Cortina azul. Entra la stripteasera por la mitad de la cortina. Tiene ojos muy expresivos. Va en traje de calle oscuro. Al quitarse la chaqueta se empiezan a escuchar, lentas, las campanadas de un reloj: las doce. Cuando suena la última, la chica aún no ha acabado de desnudarse; actúa seria y vive íntimamente su número.

Cuando ha acabado dice:

«Me cachondeo de todos los dioses».

(Recoge la ropa y sale por la derecha).

TELÓN


Joan Brossa. (Barcelona 1919 – 1998) Poeta para el que no existían distinciones de género (literario, escénico, visual, objetual...). Su obra, escrita toda en catalán, es de gran profundidad política y compromiso social. “Poesía rasa”, “Los ojos de la lechuza”, “La piedra abierta”, “El día a día”, “El día del profeta”, “Poesía tipográfica” y “Látigo de cien colas".

miércoles, 4 de mayo de 2011

(Seguidilla). Rafael Sánchez Ferlosio



(Seguidilla)

Caminito de Elea
va una tortuga,
con venticinco siglos
en sus arrugas.

Zenón me llamo;
si veis venir a Aquiles,
que apriete el paso.


Rafael Sánchez Ferlosio (Roma, 1927) es un escritor español –novelista, ensayista, gramático y lingüista- perteneciente a la denominada generación de los años 50 -los niños de la guerra-, premio Cervantes 2004 y Nacional de las Letras 2009. Su fama la debe principalmente a sus novelas El Jarama e Industrias y andanzas de Alfanhuí.

viernes, 29 de abril de 2011

Sarcófago de Los Esposos. Fina García Marruz



Sarcófago de Los Esposos

En Villa Giulia.
(S. VI a. de C.)

Sosteniendo las copas
invisibles,
familiarmente, eternamente juntos
en el lecho
de la fecundación y de la muerte,
serenamente lúcidos
y sonreídos
(con un "sorriso triste", como dijo
el niño a la maestra que indicaba
con tímida dulzura tanta gloria),
vosotros lo afirmáis hermosamente:
No sólo el imposible
amor,
también las nupcias consagradas
vencerán a la muerte.

Gracias,
esposos grávidos, etruscos no,
celestes,
brindando por nosotros.

Fina García Marruz. Nació en La Habana el 28 de abril de 1923. Cursó la primaria en el Colegio Sánchez y Tiant y el bachillerato en el Instituto de La Habana. Se doctoró en Ciencias Sociales en la Universidad de La Habana en 1961. Premio de la Crítica Literaria por: Hablar de la poesía, 1986, Créditos de Charlot, 1990, Los Rembrandts de L’ Hermitage, 1992, Habana del Centro, 1996 , Darío, Martí y lo germinal americano, 2001

miércoles, 20 de abril de 2011

Variaciones sobre un tema de Heráclito. Mario Benedetti



Variaciones sobre un tema de Heráclito

No sólo el río es irrepetible

tampoco se repiten
la lluvia el fuego el viento
las dunas del crepúsculo

no sólo el río
sugirió el fulano

por lo pronto
nadie puede
mengana
contemplarse dos veces
en tus ojos.

Mario Benedetti (Uruguay 1920 – 2009), escritor y poeta integrante de la Generación del 45. Su prolífica producción literaria incluye más de 80 libros, algunos de los cuales han sido traducidos a más de 20 idiomas.

domingo, 10 de abril de 2011

IN MEDIAS RES. Jorge Riechmann



IN MEDIAS RES

Debería ser posible comenzar.
Debería
ser
posible
comenzar.
De este tósigo nos amamantamos
siempre in medias res:
en la mitad de la nieve
en la mitad del asedio
en la mitad delicada de la piel
en la mitad apremiante de la larva
en la mitad (más o menos) del camino de la vida
en la mitad del espanto.
Con el permiso del Dante o el de Horacio
debería ser posible
comenzar
como deshacer el curso de los días
como resucitar a las extrañadas víctimas
como reparar el error irreparable.

Lo nuestro es otro.
Lo nuestro es lo otro:
abierto
en canal
destripado
desjarretado
abierto hacia sí mismo.
Lo nuestro es lo otro
ahí donde lo hallamos.

Tócame:
ni me siento
ni te golpeo
ni aparto la mirada del enigma del mal.
Lo nuestro es lo otro.

Jorge Riechmann, Madrid, 1962. Poeta, ensayista, traductor y profesor universitario. Autor de una extensa obra ensayística sobre cuestiones ecológicas. Cántico de la erosión, 1987, Material móvil, precedido de 27 maneras de responder a un golpe, 1993), El corte bajo la piel, 1994, El día que dejé de leer EL PAÍS, 1997, Trabajo temporal, 2000.

viernes, 1 de abril de 2011

Prometeo. León Felipe



Prometeo

I

Y si el gran buitre no está devorando aún mis entrañas y las de todos los poetas condenados del mundo, Prometeo fue sólo un motivo griego decorativo en un frontón, en una metopa... y no hubo nunca mitos.
Pero hay mitos. Hay mitos sin comienzo ni fin. En la carne del hombre se sembraron los mitos y en esa misma carne han de florecer. Porque nada se ha cumplido todavía. Y lo que se cumpla, será por la voluntad del Viento y por el ofrecimiento sumiso y doloroso de la carne del hombre. Dios pondrá la luz y nosotros las lágrimas.
En el primer destello mítico del mundo estaba yo; y en el milagro de la luz redentora de mañana me estoy quemando ya.
Vuelvo a gritar:
El versículo blasfemo de mis huesos leprosos hará hablar de nuevo a Jehová desde el torbellino… Yo soy Job.
Afirmo también que vengo de la sombra y de los sueños.
Y si digo:
Mi canto florece en la convergencia de los mitos, puedo añadir:
Aquí estoy. ¡Miradme! Clavado en esta roca, con un buitre en el pecho.
Y ese ruido que oís no es mi lamento, son las oceánidas que me lamen los pies y humedecen mis párpados.
Sobre las aguas amargas se inclinan para salvarme las estrellas.
Bajo su luz el mar trabaja, muerde la roca, lima las cadenas…
Y cuando Prometeo se levante, nuevos timoneles conducirán la quilla del Parnaso.


León Felipe (Tábara, 1884 - México, 1968). Seudónimo de Felipe León Camino García, poeta español que destacó por la mezcla de arrebato místico y compromiso político de su obra. Versos y oraciones del caminante, Drop a star, Español del éxodo y del llanto, Ganarás la luz, ¡Oh, ese viejo y roto violín!

jueves, 24 de marzo de 2011

Dicen que es una hueste de jinetes. Safo de Lesbos



Dicen que es una hueste de jinetes

Dicen que es una hueste de jinetes
o una escuadra de infantes o una flota
lo más bello en la tierra, mas yo digo
que es la persona amada.

Y es muy fácil hacer que entienda eso
cualquiera, cuando Helena, que era hermosa
más que ningún humano, abandonó
a su honorable esposo

y a Troya se escapó, cruzando el mar,
y nunca de su hija se acordó
ni de sus padres, y es que, de su grado,
la hizo errar camino

la diosa cipria......
.................
....y eso ahora me recuerda
a mi Anactoria ausente.

Preferiría ver su andar amable
y el brillo chispeante de su cara
que un tren de carros lidios
o una hueste de infantes con sus armas.

Safo, poeta griega, nació en Lesbos, en torno al 600 a. C., en una época en que aquella isla tuvo un papel decisivo en la génesis de la lírica occidental. En la poesía de Safo, la sensualidad, el deseo y la religión se confunden en un afán de búsqueda de un nuevo valor opuesto a los tradicionales: la belleza.
Se ha conservado sólo una pequeña parte de su obra. Las fuentes, por su antigüedad, están muy dañadas, por lo que a veces, tan sólo quedan fragmentos de poemas, que, no obstante, dejan ver el profundo sentimiento que emana de la obra de Safo.

martes, 15 de marzo de 2011

Las nuevas escuelas. Roque Dalton



Las nuevas escuelas

En la Grecia antigua
Aristóteles enseñaba filosofía a sus discípulos
mientras caminaban por un gran patio.
Por eso su escuela se llamaba “de los peripatéticos”.
Los poetas combatientes
somos más peripatéticos que aquellos peripatéticos de Aristóteles
porque aprendemos la filosofía y la poesía del pueblo,
mientras caminamos
por las ciudades y las montañas de nuestro país.

ROQUE DALTON (San Salvador, 1935 – 1975). Poeta, periodista, ensayista y novelista. Militante revolucionario desde muy joven. En 1969, ganó el premio de Casa de las Américas. Por sus ideas políticas, fue encarcelado varias veces, se exiló desde 1964. Vivió y trabajó en Guatemala, México, Praga y La Habana; realizó viajes a Sur América, Europa, Corea y Vietnam. Muere asesinado en su país por sus propios compañeros el 10 de mayo de 1975.

martes, 8 de marzo de 2011

Penélope. Isabel Rodríguez Baquero



Penélope

No creáis mi historia:
los hombres la forjaron
para que el sacro fuego de inventados hogares
no se apagara nunca en femeniles lámparas.

No creáis mi historia
Ni yo esperaba a Ulises
-tantas Troyas y mares y distancias y olvidos...-,
ni mi urdimbre de tela
desurdida de noche
se trenzaba en su nombre.

Mi tela era mi escudo,
no del honor de Ulises,
no de la insomne espera
del ya más extranjero
que los lejanos príncipes que acechaban mi tálamo.

Y si el arco de Ulises
esperaba su brazo,
es porque yo al arquero
sólo desdén profeso,
y nada me interesan sus símbolos de pureza:
sus espadas, sus arcos,
sus tremolantes cascos
y las espesas sangres
de su inútil combate.

No creáis en mi historia
Cuando volvió el ausente
me encontró defendiendo con mi ingeniosa urdimbre
mi derecho inviolable al tálamo vacío,
a la paz de mis noches,
al buscado silencio:
la soledad es un lujo que los dioses envidian.

Isabel Rodríguez Baquero (Madrid, 1938). Licenciada en Filología Románica por la Universidad Complutense de Madrid. Libros: «Íntimo Laberinto», «El Grito del Estornino», «Tiempo de Lilas», «Los Rosales Oscuros», «Ardiendo en el Ocaso», «El Punto de Vista» y «Caleidoscopio».

jueves, 24 de febrero de 2011

In girum imus nocte et consumimur igni. David Franco Monthiel



In girum imus nocte et consumimur igni*

Hemos venido para no hacernos los sordos,
para golpear desde la palabra,
para continuar en pie amándonos,
para mirar el rostro de la muerte,
y seguir soñando, seguir viviendo.
Hemos venido para no volver,
para despertar en el paso adelante
y ser cada día un único cuerpo
que desea una luz en carne viva,
un verbo de plural desinencia.
Hemos venido para cambiar la vida.
Nuestro terror será suave caricia
en los tiempos de mordaces bozales.
Hemos venido para formar parte,
para ser poema, para ser trabajo.
Hemos venido para esperanzarnos,
para vivir de nuestras manos,
para tener un nombre sin fiebres
deudoras o vómitos mensuales,
para ser gritos o cuchillas que desentierren
las podridas raíces.
Hemos venido para ser feroces
a pesar de mandíbulas
y de segundos despojados,
a pesar de domingos asignados
a la cómoda muerte.
Hemos venido para preguntarnos,
para vivir a la intemperie,
para ser un instante incómodo
en el tiempo pasajero de los ladrones.

*"Damos vueltas en la noche y somos consumidos por el fuego", según unos una adivinanza cuya solución era "antorcha", según otros una descripción del vuelo de las polillas de noche, y también los demonios.

David Franco Monthiel (Cádiz, 1976) es diplomado en Magisterio de Educación Musical, escritor, músico y dibujante, y forma parte del colectivo de expresión y agitación cultural La palabra itienerante. Ha publicado Renta básica de olvido (2004), Las cenizas de Salvochea (2008).

lunes, 14 de febrero de 2011

El linaje de Edipo. Juan Gil-Albert



El linaje de Edipo

Bajo la maldición de nuestro padre
los viejos fraticidas recorremos
la indeferente tierra pregonando
el maldito linaje que nos dio el ser.

Nada calma esta sangre en que se yergue
el espectro terrible del destino
lanzando por su boca el horroroso
fallo de amor : Matarás a tu hermano.

La casa familiar estremecida
por nuestros sanguinarios gritos arde
siglo tras siglo el gris de sus pavesas
en una abrasadora hoguera alzada.

Y nuestra impura madre horrorizada
de tan furioso anhelo, entre sus paños
enlutados se acoje , y en su vientre
deja engendrar los duelos fraternales.

La tierra es dura, el cielo es luminoso,
y todo olor o fruto que nos tiende
es allí el agrio-dulce con que reinan
los reyes de esta estirpe apasionada.

Más que amor, el reducto de la casa,
sus pequeños cultivos azarosos,
sus perfumadas sierras y sus ríos,
inspiran a los férvidos hermanos

una envidia y recelo, un desvarío
de intensa posesión. Crueles rencores
anidan en su pecho cuando suenan
repartidos los besos maternales.

Oh raza que conserva en sus entrañas
la originaria forma de la lucha,
aquel destello intacto mantenido,
ira de amor saltándole en sus ojos.

Los que aún comen el pan de sus vergeles
entre sus tristes músicas tañidas
y los frutos maduros, se contemplan
fruncido el duro ceño de reproches.

Los desterrados cantan la alborada
de su lejano amor y perseguidos
por el perro del odio se aniquilan
en ese mismo fuego que les prende.

El oráculo cumple su amenaza
terrible en esas venas familiares
del cante y la aflicción, y entre las manos
de los jóvenes pone el rayo vivo

que destruye y a un tiempo vivifica,
mientras el negro vino que los une
espera en su pupila ver copiarse
una nueva matanza de sus hijos.

Juan Gil-Albert. Poeta, ensayista y crítico español nacido en Alcoy, Alicante, en 1904. Estudió Derecho y Filosofía y Letras en Valencia. Publicó sus primeros poemas en 1936 convirtiendo su casa en el centro de los intelectuales republicanos. Su dolorosa experiencia en la guerra civil lo aleja de su tendencia vanguardista, convirtiéndolo en un poeta reflexivo e intimista. Se exilió en México y Argentina de 1939 a 1947. Al regresar a España, publicó varias obras entre las que se cuentan «El existir medita su corriente» en 1949 y «Concertar es amor» en 1951. La década del setenta marcó su consagración definitiva, con obras tan importantes como su autobiografía en prosa, «Crónica general», «Fuentes de la constancia», «Las ilusiones», «Heraclés» en 1975, «Memorabilia» en 1975, «A los presocráticos» en 1976, y una nueva edición de «Breviarium vitae» en 1979. En 1982 obtuvo el Premio de las Letras del País Valenciano.Falleció en 1994.

sábado, 29 de enero de 2011

Advertencia. María Ángeles Maeso



A D V E R T E N C I A

PARA UN TURISTA SOLITARIO DISPUESTO A SENTARSE
DEMASIADO TIEMPO EN LAS GRADAS DE EPIDAURO

He ahí la piedra y sobre ella
marionetistas de hierro sofocleo obligando a sus muñecos a
andar a hachazos por horas extras.

He ahí los podridos padres,
la monja Yocasta, el cura Layo, el tramposo Edipo, tiranos
jugando como átilas de Noveccento a tirar al niño dios por
las cunetas.

Y ahora tú, amigo solitario,
busca que te busca un dulce entre la hierba.

Nada te distingue del demócrata capitalista de la primera fila,
nada de quien se agita sobeteando en sus bolsillos el
meloso fatum por si salen en el cuento semiahogados
nietecitos.

En ascuas como ellos, también tú, rebuscando niños por los
huecos de las piedras.

Mi advertencia consiste en que, al salir, no se te ocurra cederles
paso.

Desconfía de sus propios hijitos cirujanos que a ratos se hurgan
dianas tumorales en sus propias células.
Deja que caiga fuego contra todos ellos. No permitas que fallen
los oráculos.
Ni que avance hasta tu ahora ningún hombre sin recuerdos.


Del libro El bebedor de los arroyos. Ed. Huerga y Fierro, 2000

María Ángeles Maeso (Valdanzo, Soria, 1955). Licenciada en Filología Hispánica Ha escrito narrativa, ensayo y poesía. Sus poemas han sido incluidos en numerosas antologías.

martes, 18 de enero de 2011

Grecia. Friedrich Hölderlin



Grecia

Tanto vale el hombre y tanto vale el esplendor de la vida,
Los hombres a menudo son amos de la naturaleza,
Para ellos la tierra hermosa no está escondida,
Sino que con dulzura se desnuda mañana y tarde.

Los campos abiertos son como los días de la siega,
Alrededor se extiende espiritual la vieja Leyenda,
Una vida nueva vuelve siempre a nuestra humanidad,
Y el año se inclina aún una vez silenciosamente.

Versión de Vicente Huidobro

Johann Christian Friedrich Hölderlin 1170 – 1843) fue un poeta lírico alemán. Su poesía acoge la tradición clásica y la funde con el nuevo romanticismo. Está considerado el poeta más importante del Romanticismo alemán. Fue entusiasta de los valores de la Revolución Francesa, como sus compañeros de estudios Hegel y Schelling, traductor de Sófocles y Píndaro, autor, además de poesía, de ensayos y obras clave de la literatura europea (Hiperión, La muerte de Empédocles). Después de vagar sin rumbo como preceptor de familias ricas, vivió los últimos 37 años de su vida aquejado de una oscura locura en la casa de un carpintero a orillas del Neckar, "tocado por Apolo" y entre los dioses. Olvidado en vida y durante largo tiempo tras su muerte, ha marcado de manera determinante la obra de filósofos y de poetas.

miércoles, 5 de enero de 2011

Pollice verso*. José Martí



Pollice verso*
(Memoria de presidio)

Sí, yo también, desnuda la cabeza
de tocado y cabellos, y al tobillo
una cadena lurda, heme arrastrado
entre un montón de sierpes, que revueltas
sobre sus vicios negros, parecían
esos gusanos de pesado vientre
y ojos viscosos, que en hedionda cuba
de pardo lodo lentos se revuelcan!
Y yo pasé, sereno entre los viles,
cual si en mis manos, como en ruego juntas,
las anchas alas púdicas, abriese
una paloma blanca. Y aún me aterro
de ver con el recuerdo lo que he visto
una vez con mis ojos. Y espantado,
¡póngome en pie, cual a emprender la fuga!
¡Recuerdos hay que queman la memoria!
¡Zarzal es la memoria; más la mía
es un cesto de llamas! A su lumbre
el porvenir de mi nación preveo.
Y lloro. Hay leyes en la mente, leyes
cual las del río, el mar, la piedra, el astro,
ásperas y fatales: ese almendro
que con su rama oscura en flor sombrea
mi alta ventana, viene de semilla
de almendro: y ese rico globo de oro
de dulce y perfumoso jugo lleno,
que en blanca fuente una niñuela cara,
flor del destierro, cándida me brinda,
naranja es, y vino de naranjo:
y el suelo triste en que se siembran lágrimas
dará árbol de lágrimas. La culpa
es madre del castigo. No es la vida
copa de mango que el capricho torna
en hiel para los míseros, y en férvido
tokay para el feliz. La vida es grave,
porción del Universo, frase unida
a frase colosal, sierva ligada
a un carro de oro, que a los ojos mismos
de los que arrastra en rápida carrera
ocúltase en árido polvo, sierva
con escondidas riendas ponderosas
a la incansable Eternidad atada!

Circo la tierra es, como el romano;
y junto a cada cuna una invisible
panoplia al hombre aguarda, donde lucen,
cual daga cruel que hiere al que la blande
los vicios, y cual límpidos escudos
las virtudes: la vida es la ancha arena,
y los hombres esclavos gladiadores.
Mas el pueblo y el rey, callados miran
de grada excelsa, en la desierta sombra.
¡Pero miran! Y a aquel que en la contienda
bajó el escudo, o lo dejó de lado,
o suplicó cobarde, o abrió el pecho
laxo y servil a la enconosa daga
del enemigo, las vestales rudas
desde el sitial de la implacable piedra,
condenan a morir, pollice verso,
y hasta el pomo ruin la daga hundida,
al flojo gladiador clava en la arena.

¡Alza, oh pueblo, el escudo, porque es grave
cosa esta vida, y cada acción es culpa
que como aro servil se lleva luego
cerrado al cuello, o premio generoso
que del futuro mal próvido libra!

¿Veis los esclavos? Como cuerpos muertos
atados en racimo, a vuestra espalda
irán vida tras vida, y con las frentes
pálidas y angustiosas, la sombría
carga en vano halaréis, hasta que el viento
de vuestra pena bárbara apiadado,
los átomos postreros evapore!
¡Oh, qué visión tremenda! ¡Oh, qué terrible
procesión de culpables! Como en llano
negro los miro, torvos, anhelosos,
sin fruta el arbolar, secos los píos
bejucos, por comarca funeraria
donde ni el sol da luz, ni el árbol sombra.
Y bogan en silencio, como en magno
océano sin agua, y a la frente
llevan, cual yugo el buey, la cuerda uncida,
y a la zaga, listado el cuerpo flaco
de hondos azotes, el montón de siervos!

¿Veis las carrozas, las ropillas blancas
risueñas y ligeras, el luciente
corcel de crin trenzada y riendas ricas,
y la albarda de plata suntuosa
prendida, y el menudo zapatillo
cárcel a un tiempo de los pies y el alma?
¡Pues ved que los extraños os desdeñan
como a raza ruin, menguada y floja!

José Julián Martí y Pérez (Cuba, 1853 – 1895) fue un político, pensador, periodista, filósofo, poeta y masón cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra del 95 o Guerra Necesaria. Perteneció al movimiento literario del modernismo.


* Para el significado de Pollice verso: http://es.wikipedia.org/wiki/Pollice_verso